martes, 19 de julio de 2016

Mujeres de agua. Antonia J. Corrales


MUJERES DE AGUA
ANTONIA J. CORRALES
EDICIONES B
280 PÁGINAS
 
 
SINOPSIS
 
Una novela sobre el poder de la amistad. Sobre las pasiones humanas y sus misterios. Una obra en la que la vida se nos muestra tal y como es. Realista, dulce, amarga y llena de esperanza.
Bajo la protección de un paraguas rojo, Mena, Remedios y Amanda caminan juntas en las páginas de esta conmovedora historia para demostrar que la amistad, el amor, la superación personal y las ganas de seguir adelante son la clave de la felicidad. Con cada uno de sus actos nos enseñan que todas las mujeres de agua tienen la fortaleza que necesitan para superar los obstáculos. Solo es necesario proponérselo.
No te sorprendas si te descubres en alguna de las páginas de esta novela. Si eso ocurre, no lo dudes: déjate llevar. Porque Mujeres de agua es uno de esos libros extraordinarios que te transforman, te hacen tomar decisiones y te acompañan. Un paraguas rojo bajo el que ya se cobijan miles de lectores.
 
 
Antonia J. Corrales sabe atrapar y emocionar a los lectores. La descubrí hace unos años con En un rincón del alma y después me enamoró con As de corazones. Imposible no rendirse a su bella prosa positiva y realista. No lo dudé cuando Laky y María Loreto me ofrecieron un ejemplar para leer y reseñar. Después de un tiempo alejada del blog, por problemas de salud, regreso con la reseña de esta emotiva novela.
 
"La vida es hermosa, sorprendente y agridulce. Es un regalo maravilloso. Pero su belleza y duración son, a veces, una impronta indebida".
 
Mujeres de agua es la continuación de En un rincón del alma. Aunque se puede empezar por la última es mejor leerlas en orden. Hay personajes, mencionados constantemente, de los que se pueden escapar detalles si desconocemos la novela epistolar de Jimena.
 
Con la ausencia de la madre la vida es un caballo desbocado que galopa sin parar. Mena necesita tomar las riendas de su familia e intentar unificar las piezas para salir de la soledad que los separa. El padre se refugia en el trabajo con la finalidad de pasar el menor tiempo en casa. Y su hermano, Adrián, deja las oposiciones y su sueño de ser notario para ir a trabajar a Londres, todo por huir de la realidad. Mena necesita vivir, no puede estar pendiente de ellos dos, pero sabe que la necesitan, que son como críos que requieren de sus servicios. Cada uno vive en una burbuja evitando demostrar los sentimientos y hacer frente a la realidad.
 
 
Mena es la encargada de contarnos la historia, dos meses después del fallecimiento de su madre. En primera persona saca a la luz sentimientos, emociones, dolor y rabia, para enseñarnos el valor de la vida y la amistad. Nos acerca a los recuerdos y vivencias del pasado que borraron la felicidad en sus rostros y los empujó a buscar un nuevo camino.
 
Las ausencias marcan y los recuerdos bombean en la cabeza buscando explicaciones. Es difícil salir adelante de algunas situaciones pero la vida sigue y uno de los pilares fundamentales son las amistades. En esta novela, como ocurre a diario (por desgracia), hay pérdidas, malos tratos, hipotecas asfixiantes y falta de comunicación. Y la mejor arma para hacer frente a los problemas son los amigos, Mena encuentra en Remedios a su salvadora. Fue una gran amiga de su madre y ahora lo es de ella, quién no la abandona por nada a pesar de dejar escapar su vida al lado de un hombre que no la quiere. Remedios es de esas grandes personas que alegran el día con sonrisas y detalles, mientras en su casa esconde problemas tal vez peores. A ellas se une Amanda otra gran amiga de su madre y de Sheila, las tres caminan protegidas por el paraguas rojo.
 
Mujeres de agua es una novela de mujeres valientes y luchadoras. Ello no significa que no aparezcan hombres ni que sea una novela solo para mujeres. Además del padre y el hermano encontramos a Jorge el hijo de Remedios y a Gonzalo, amigo de Reme. Ellos son hombres de viento.
 
En 44 capítulos breves, Antonia J. Corrales, nos envuelve en una historia muy emotiva y cercana. Es fácil identificarnos en muchas de las experiencias y sentimientos narrados, nos acerca a personajes de carne y hueso. Todo con su prosa directa, positiva y dulce para enseñarnos la belleza de la vida y los sinsabores que deja.
 
"La vida, a fin de cuentas, es eso, un hola y un adiós".
 
En un rincón del alma me llegó algo más, las novelas epistolares me encantan y Jimena es inolvidable. Si no conocéis a estas mujeres os animo a descubrirlas y a bailar bajo un paraguas rojo. Mujeres de agua es un canto a la amistad y las nuevas amistades con dulces toques de magia.
 







jueves, 7 de julio de 2016

Novedad: "El noviembre de kate" de Mónica Gutiérrez

 
 Mónica nos sorprendió hace unos años con Cuéntame una noctalia y después con Un hotel en ninguna parte. Dos novela entrañables y escritas con mucho cariño. Cuándo uno lucha por los sueños y pone todo de su parte se cumplen, y en este caso a la tercera va la vencida y publica nueva novela con una editorial. Seguro que será un éxito y enamorará a los lectores con su dulce prosa.


 
En vísperas de una tormenta de nieve, un viernes tras la barra de galeón pirata de un bar escondido, un barman procedente del Loira espera la llegada de Kate, la chica del extraordinario cabello flotante y las larguísimas bufandas. Kate vive en un edificio antiguo como su propia tristeza y hace tanto tiempo que se ha dejado llevar por la rutina que ya no recuerda el sentido de los pequeños detalles, la aventura escondida en las sorprendentes pistas cotidianas, la sal de la vida. Un extraño jardín y una emisora de radio colgada del cielo en una buhardilla de madera constituyen su refugio para ese otoño. Y, sin embargo, aunque en la pequeña ciudad de Coleridge todos ignoren las advertencias de un excéntrico meteorólogo, el tiempo está a punto de cambiar el noviembre de Kate de la mano de un hombre bueno con planes de venganza, un sábado de tortitas y la risa de los argonautas.
 
 
No tardéis en comprar el libro, siempre sienta bien una novela feelgood. Yo ya tengo mi libro, sigo con la lectura ;)


jueves, 30 de junio de 2016

La tierra que pisamos. Jesús Carrasco

 
LA TIERRA QUE PISAMOS
JESÚS CARRASCO
SEIX BARRAL
272 PÁGINAS
 
 
SINOPSIS
 
A comienzos del siglo XX España ha sido anexionada al mayor imperio que Europa ha conocido. Tras la pacificación, las élites militares eligen un pueblo de Extremadura como gratificación para los mandos a cargo de la ocupación. Eva Holman, esposa de uno de ellos, vive su idílico retiro en la paz de su conciencia hasta que recibe la visita inesperada de un hombre que empezará ocupando su propiedad y acabará por invadir su vida privada.


La tierra que pisamos habla del modo en que nos relacionamos con la tierra; con el lugar en el que nacemos pero también con el planeta que nos sostiene. Formas que van desde el atroz mercantilismo que ejerce el poder hasta la evolución de un hombre que cultiva a la sombra de una encina. Y entre esos dos extremos, la lucha de una mujer por encontrar el auténtico sentido de su vida, del que su propia educación la ha desviado.
 
 "La tierra que pisamos" es uno de los libros con los que viajé a la Feria del Libro de Madrid. Mi sorpresa llegó al saludar a Jesús y reconocerme, esos detalles alegran muchísimo y más cuándo un autor tiene miles de lectores. A Jesús lo conocí personalmente el día de Sant Jordi, en la fiesta de Planeta, que lo saludamos con Manuela y nos hicimos una foto con él.

Su anterior novela, "Intemperie", fue una grata sorpresa y me encantó encontrar una historia dura escrita con una prosa árida y utilizando un léxico abandonado. Y en La tierra que pisamos el autor hace gala de una prosa de calidad, con un vocabulario más accesible, para narrar otra historia dura pero demasiado lenta. Tenía las expectativas altas después de su primera novela, y esta vez la novela no fue lo esperado.

Eva Holman y su esposo Iosif viven en un pueblo del sur de España, cerca de Badajoz. El imperio les regala ese lugar para descansar una vez su marido cumplió con las órdenes de sus superiores. Eva debe cuidar de su marido que no puede moverse y actuar acorde a la patria. No puede ir contra el jefe, pero todo cambia el día que aparece un hombre a la puerta de su casa. Su silencio y quietud despiertan en ella el miedo hasta que se convierte en uno más de la casa y decide no delatarlo a la tropa.

La tierra que pisamos es una novela de batallas: las batallas de la guerra, la batalla por la supervivencia y las batallas internas que remueven conciencias. Enfrentamientos con claros vencedores y muchas víctimas, mandatarios que se creen dioses y otros obligados a tratar a las personas como animales. Por otra parte encontramos el personaje de Leva, quien llega a casa de Eva e Iosif intentando sobrevivir en la tierra de su jardín. Y los remordimientos que corroen a Eva por todo lo vivido, lo escondido y lo aceptado junto a su marido. Eva no acepta el haber perdido a su hijo en la guerra.

Con las páginas el autor desviste a los personajes para ofrecernos una visión nítida de sus personalidades. Una imagen natural en un ambiente rural en el que el hombre y la tierra forman un ser. Eva es la que narra la historia en primera persona, pero lo hace de una forma plana que no llega a despertar demasiados sentimientos. La trama es buena, pero el autor no consigue dotarla de la intriga necesaria para evitar una historia monótona y captar el interés del lector. La novela consta de 87 capítulos cortos, algunos tan solo de un párrafo que se leen con facilidad, aun así es una lectura para leer tranquilamente y dejarse llevar por los recovecos de la guerra y reflexionar sobre la culpa y la dureza de ese suceso.

La tierra es el factor importante de esta novela, Leva no deja de jugar con ella. Durante el transcurso de la historia vemos como talan un gran territorio, la erosión que provoca esa masacre humana y todo lo que aporta el cultivo. Carrasco consigue, igual que en su anterior novela, crear una novela muy rural y transmitir su olor y textura para valorar lo que pisamos. Incluso llevándonos a pensar en las grandes fosas cavadas en las guerras. La tierra es nuestro territorio y al igual que las personas necesita cuidados y mimos.

 Está claro que Jesús Carrasco es un autor con una prosa única y unos mensajes para reflexionar, pero sus libros no son aptos para todos los públicos.

viernes, 24 de junio de 2016

IMM 49

En mayo publiqué bastantes reseñas y lo feliz que estaba por acelerar el ritmo y no tener tanto pendiente. Pero siempre aparecen imprevistos y este mes tan sólo llevo una reseña, una contractura cervical me tiene alejada del mundo. Parece que poco a poco voy recuperándome, espero empezar a redactar las reseñas pendientes. Dos semanas sin ordenador ni poder leer es una eternidad.
 
Estos son los libros que llegaron a casa durante el mes de mayo:


 
Estos dos libros los recibí gracias a su autora y la editorial Ifeelbook.
 

* El ecuador de Ulises de Roser Amills.
 
* La bachillera de Roser Amills. Enseguida que me recupere conoceré a esta mallorquina del siglo XVIII.
 
 
 
 
Dos nuevos Ineludibles para mi colección que llegan gracias a la Editorial Navona.
 
* La decisión de Sophie de William Styron.
 
* Poeta en Nueva York de Federico García Lorca. Reseña
 
 
 
 
* Tocar los libros de Jesús Marchamalo. Una pequeña joya para los amantes de los libros que espero no tardar en reseñar. Agradezco a Fórcola Ediciones el envío del ejemplar.
 
* La palabra progresa en boca de mi madre sonaba tremendamente falsa, de Matei Visniec. Obra teatral recomendada por una gran amiga. La leí y es tremendamente sorprendente.
 
 
 
 
* Donde los escorpiones de Lorenzo Silva. Nueva entrega de la serie de Bevilacqua. Agradezco a Destino el envío del ejemplar.
 
* Suzanne de Noemí Trujillo. La autora presentó la novela en Literanta y me hice con un ejemplar.
 
 
 
 
* Orígens/ Orígenes de Diego Laranxeira y Maria Àngels Moyà. Una bonita combinación de fotografía y poesía.
 
* Xingu y otros relatos de Edith Wharton. Una edición bilingüe que me llega gracias a Palabrero. Leí dos de los relatos, enseguida que recupere la normalidad sigo con los otros tres.
 
 
 
 
Dos libros recibidos para participar en lecturas conjuntas. Están leídos los dos, siento la tardanza en publicar las reseñas.
 
* Mujeres de agua de Antonia J. Corrales.
 
* Prométeme que serás delfín de Amelia Noguera.



 
* Departamento de especulaciones de Jenny Offill. Lo comentamos en el club de lectura de Agapea y es una historia que me dejó bastante fría.
 
* El último duelo de Évariste Galois de Francisco J. Sánchez Lizón. Lo recibí gracias a su autor y deseo leerlo pronto, me gustó mucho su novela El oasis maldito.
 
¿Habéis leído alguno?
 
Feliz verano!

martes, 7 de junio de 2016

El ruiseñor. Kristin Hannah


EL RUISEÑOR
KRISTIN HANNAH
SUMA DE LETRAS
576 PÁGINAS
 
 
SINOPSIS
 
Francia, 1939. En el tranquilo pueblo de Carriveau, Vianne Mauriac se despide de su marido, Antoine, que debe marchar al frente. Ella no cree que los nazis vayan a invadir Francia, pero lo hacen, con batallones de soldados marchando por las calles, con caravanas de camiones y tanques, con aviones que llenan los cielos y lanzan bombas sobre los inocentes. Cuando un capitán alemán requisa la casa de Vianne, ella y su hija deben convivir con el enemigo o arriesgarse a perderlo todo. Sin comida ni dinero ni esperanza, Vianne se ve obligada a tomar decisiones cada vez más difíciles para sobrevivir.
La hermana de Vianne, Isabelle, es una joven rebelde de dieciocho años que busca un propósito para su vida con toda la temeraria pasión de la juventud. Mientras miles de parisinos escapan de la ciudad ante la inminente llegada de los alemanes, Isabella se encuentra con Gaëtan, un partisano que cree que los franceses pueden luchar contra los nazis desde dentro de Francia. Isabella se enamora completamente pero, tras sentirse traicionada, decide unirse a la Resistencia. Sin detenerse nunca para mirar atrás, Isabella arriesgará su vida una y otra vez para salvar a otros.
En el amor descubrimos quiénes queremos ser. En la guerra descubrimos quiénes somos en realidad.
 
Con las buenas críticas que recibía esta novela era imposible dejarla pasar. Ambientación en la Segunda Guerra Mundial e historia para no soltar el pañuelo. Soy de lágrima fácil y me pierden estas novelas con las injusticias vividas por prisioneros de la guerra. No me arrepiento para nada de participar en la lectura conjunta organizada por De lector a lector.  Una lectura muy emotiva con la que lloré un montón. Llevaba tiempo sin que una historia me emocionase tanto, hay vivencias que parten el corazón.  Con retraso publico mi reseña, la escribí en el pueblo durante unos días de vacaciones y ahí la olvidé.
 
El ruiseñor es la historia de dos hermanas, dos polos opuestos, dos visiones de la guerra y del amor. Vianne Mauriac vive con su marido Antoine y su hija Sophie en Carriveau, un pequeño pueblo del Valle del Loira. La historia da comienzo en 1939 justo antes de la invasión de Alemania a Francia. Creen que la guerra no les afectará hasta que llaman a filas a Antoine. Con la ausencia del marido, Vianne, intentará sobrevivir y cuidar de la niña. Y todo ello con el enemigo en casa, un nazi viviendo bajo el mismo techo. Y también es la historia de Isabella, la hermana pequeña de diecinueve años, que siempre fue la rebelde de la familia. Escapándose de internados llega a casa de su padre para vivir con él en París, pero con las amenazas de la guerra éste decide enviarla con su hermana.
 
El pasado de las hermanas es conflictivo, al fallecer la madre el padre intenta alejarlas y se refugia en la bebida. Los horrores de la guerra lo convierten en otra persona, abandonando al poeta. El padre que sabe lo que es vivir una guerra no quiere que las hijas sufran, por eso quiere que unan sus fuerzas para escapar de las garras de los nazis. Lo que no sabe es que por el camino Isabelle se enamorará del joven Gaëtan, un partisano, y que por buscar la libertad pondrá su vida y la de otros en peligro.
 
Isabelle es un torbellino que no duda en unirse a la Resistencia. No puede quedarse de brazos cruzados mientras los alemanes invaden su territorio. Y en cambio Vianne es más serena y asume los cambios por la integridad de los seres queridos. Dos hermanas enfrentadas por la guerra, por las circunstancias y por la familia. Y es en momentos críticos cuando reaccionamos sin pensar, guiados por el corazón. En su situación es muy complicado pensar fríamente como reaccionaríamos. Por la familia uno mueve montañas y esta es la historia de mujeres anónimas representadas por estas dos hermanas. Mujeres que unieron sus fuerzas para terminar con la guerra, sin pensar en moralidades y lealtades.
 
La novela nos lleva por el París de las sombras, por el pasado que muchos franceses intentan mantener oculto. Años de enfrentamientos y convivencia de partisanos y nazis. Una imagen alejada del París ciudad de las luces, que bien recalca la portada con esa borrosa y lluviosa imagen de la Torre Eiffel.
 
El Ruiseñor consta de treinta y nueve capítulos, la mayoría narrados en tercera persona. En solo cuatro de ellos el narrador es en primera persona y hasta el final no descubrimos quien habla. Estos capítulos más actuales nos llevan al 1995 para recordar el pasado. Una historia dura y horrorosa que la autora consigue escribir con delicadeza. Cuida al detalle la ambientación y especialmente los personajes. Logrando que tanto Vianne como Isabelle evolucionen y sorprendan durante los años de la Segunda Guerra Mundial. La guerra transforma, destruye y deja huellas imborrables, especialmente en el alma.
 
Kristin escribe una novela repleta de vivencias y maldades durante los años de guerra. Un compromiso para dar voz a las mujeres luchadoras, a esas mujeres anónimas que nadie recuerda. Pero también para familiarizarnos con los niños judíos huérfanos que nacieron durante esos años, alejados cruelmente de sus raíces y de su familia. Muchas emociones despierta esta gran novela. Especialmente en las últimas cien páginas hay que coger el pañuelo y es imposible soltarlo hasta el final. Un mar de lágrimas.
 
El Ruiseñor es una novela de las que emocionan de verdad. Una historia de personas, luchas y amor. Un grito a la valentía y a la vida. Sin ninguna duda, una lectura totalmente recomendable.
 
 
 



domingo, 5 de junio de 2016

Poeta en Nueva York. Federico García Lorca


POETA EN NUEVA YORK
FEDERICO GARCÍA LORCA
NAVONA EDITORIAL
144 PÁGINAS
 
 
SINOPSIS
 
Poeta en Nueva York es el resultado de la primera visita al extranjero de Lorca: una estancia que el poeta describió como "una de las experiencias más útiles de mi vida". Tras la publicación de Canciones (1927) y Primer romancero gitano (1928), Federico confesó en sus cartas estar atravesando una crisis vital, por lo que necesitaba desvincularse durante cierto tiempo del ambiente andaluz y de su círculo madrileño de amigos. En 1929, Fernando de los Ríos, antiguo maestro de Federico y amigo de la familia, propuso que el joven le acompañara en su viaje a Norteamérica. Los nueve meses que pasó en Nueva York y Vermont y luego en Cuba cambiaron su visión de sí mismo y de su arte. No en vano ese fue el primer encuentro de García Lorca con la diversidad religiosa y racial; su primer contacto con los rascacielos, con las grandes masas urbanas y con un mundo mecanizado. Casi podría decirse que el viaje a Nueva York representó su descubrimiento de la modernidad. Allí exploró el teatro en lengua inglesa, paseó por el barrio de Harlem con la novelista Nella Larsen, escuchó jazz y blues, conoció el cine sonoro, leyó a Whitman y a T. S. Eliot y se dedicó a escribir uno de los libros más importantes de su trayectoria, que se publicaría cuatro años después de su muerte.
 
 
Hoy, en el 118º aniversario del nacimiento de Federico García Lorca, aprovecho para dedicarle un pequeño homenaje. Si difícil es reseñar poesía, más lo es adentrarse en los poemas de Lorca. Poeta en Nueva York es de sus poemarios más importantes, su primer viaje al extranjero y la visión de una ciudad moderna. Una crítica a la sociedad norteamericana, al modernismo y al capitalismo.
 
De vez en cuando me gusta dejar de lado las novelas para ahondar en los poemas. Ese género pequeño y profundo, lleno de matices y sentimientos que pueden ser un reflejo dulce o amargo de los estados de ánimo y las vivencias de los autores. Aunque no todos sean biográficos normalmente es más fácil plasmar en ellos experiencias personales y críticas sociales. Milimetrando cada palabra y cada sílaba para entonar un verso profundo y metafórico, Lorca expresa ese viaje al otro mundo, tan distinto de su ciudad.
 
Lorca, en 1929, padecía una fuerte depresión y el viaje propuesto por Fernando de los Ríos era la luz y la puerta de salvación. Necesitaba olvidar los fracasos sentimentales, crecer como persona y definir su sexualidad. En Poeta en Nueva York encontramos poemas de amor, tristes, críticos y musicales.
 
Quiero llorar diciendo mi nombre,
rosa, niño y abeto a la orilla de este lago,
para decir mi verdad de hombre de sangre
matando en mí la burla y la sugestión del vocablo.
 
El poemario se compone de 35 poemas clasificados en diez categorías. En estos poemas predomina el surrealismo, la nueva corriente de la época, tan estudiada por la Generación del 27. Método para romper con las normas del pasado y experimentando buscando la originalidad.
 
Federico García Lorca tiene poemas de fácil lectura e interpretación, no es el caso de Poeta en Nueva York. Los poemas aquí recogidos necesitan tiempo para analizarlos y entenderlos. Una lectura rápida nos aleja de sus metáforas y de sus intenciones. El surrealismo necesita dedicación.
 
Un poemario amargo de la estancia de Lorca en Nueva York. El contraste de esa gran ciudad con su Granada querida. Frío, grandes edificios, la Gran Depresión del 29 y la soledad, frente a la luz y tranquilidad de su tierra. Todo deja huella en el poeta, que casi con sangre plasma la incomprensión de una sociedad, mientras él busca la libertad para alejar las sombras. Un texto íntimo y crítico marcado por el amor y la ciudad, los dos grandes protagonistas.
 



martes, 31 de mayo de 2016

Reportaje al pie de la horca. Julius Fucik


REPORTAJE AL PIE DE LA HORCA
JULIUS FUCIK
NAVONA EDITORIAL
144 PÁGINAS
 
 
SINOPSIS
 
 
Reportaje al pie de la horca es una recopilación publicada póstumamente de los textos que Julius Fucik escribió durante su estancia en la cárcel de Pankrác (Praga) de 1942 a 1943, al ser detenido por la Gestapo. El autor redacta principalmente sus vivencias: las torturas, las condiciones en las que se encontraba y el ambiente entre los detenidos. Por obra de sus captores, como forma de tortura psicológica, supo quienes de sus colaboradores habían hablado. Sin embargo, aunque fue torturado de la forma más bestial, nunca llegó a dar información sobre sus compañeros del Partido Comunista. La resistencia checa se encargó de sacar de la prisión los folios que escribía. Reportaje al pie de la horca  ha adquirido resonancia internacional.
 
Hay libros que arañan el alma y escuecen con la impotencia al leer aberrantes vivencias. Reportaje al pie de la horca es el testimonio espeluznante de Julius Fucik durante su estancia en la cárcel de Pankrác.

Fucik, miembro del Partido Comunista, además de crítico literario y teatral fue redactor de las publicaciones comunistas Rude Pravo y Tvorba. Cuando el ejército de Hitler ocupa Checoslovaquia sigue publicando ensayos y artículos bajo pseudonimo. Hasta que en abril de 1942 fue detenido por la Gestapo. El 25 agosto de 1943 es condenado a muerte y el 8 de septiembre ejecutado por los nazis. Ese día fue declarado Día Internacional del periodismo en homenaje al periodista checo.

La introducción corre a cargo de Gusta Fucíková, mujer de Julius, que cuenta como se enteró de la condena y posterior ejecución de su marido. Y de los escritos que escribió en la cárcel y que tras la derrota de Hitler fue recuperando para publicar en el 1945.

Fucik narra en primera persona el momento de la detención por la Gestapo y las torturas vividas en propia carne. Una imagen cruda de los malos tratos a los que sometían a los prisioneros para recabar información. Salas de tortura de las que escapaban quejas y gritos de terror. Horas de interrogatorio que cambiaban a las personas, robándoles la vida y mutilándolas. La fe era su esperanza para no delatar a nadie, aunque algunos por miedo o deseo de salvación hablaban y regresaban esquivando la mirada. Fucik relata los motivos de su detención, que no fueron otros que la traición, el golpe más duro recibido.
 
"No queda más que el sujeto y el predicado: el fiel resiste, el traidor traiciona , el burgués se desespera, el héroe combate. En cada hombre hay fuerza y debilidad, audacia y miedo, firmeza y vacilación, limpieza y suciedad. Pero aquí no puede quedar más que una cosa u otra. O esto o aquello. Y si alguno ha intentado navegar entre dos aguas, ha sido descubierto con mayor prontitud que un bailarín con los cimbales en la mano y una pluma amarilla en el sombrero exhibiéndose durante una ceremonia fúnebre".

 
 Julius Fucik siempre fue una persona alegre que esperaba vivir muchos años para amar, trabajar, cantar y viajar. Cantar le ayuda a mantener la calma y a iluminar las oscuras celdas, donde no entra el sol. En su testamento escribió:

"Hemos vivido para la alegría; por la alegría hemos ido al combate y por ella morimos. Que la tristeza jamás vaya unida a nuestro nombre".

Clandestinamente le proporcionan papel y lápiz para escribir las estremecedoras vivencias durante el encierro. Maltrato físico y psicológico del que no escatima en detalles para darlo a conocer. Al igual que habla de los amigos, conocidos y de los guardias, clasificándolos en figuras y figurillas, según su lado humano o salvaje. Aprovecha también para recordar a su mujer y a la familia, el mejor testamento de puño y letra acompañado de sentimientos. Una despedida ante la inminente muerte, las vivencias de una tortura y un canto a la libertad y la vida.

Esta edición de Navona finaliza con un fantástico epílogo escrito por Lea Vélez. Un acercamiento a las últimas horas de Julius Fucik, dónde la muerte del hombre da paso al testimonio y recuerdo escrito. Múltiples traducciones mantienen viva la luz del periodista.

Reportaje al pie de la horca es una historia escalofriante que nos acerca a los prisioneros durante la Segunda Guerra Mundial. Un relato para leer con calma y en buen momento anímico por todo lo que remueve.

 
A JULIUS FUCIK (Poema de Pablo Neruda)
 
Por las calles de Praga en invierno, cada día,
pasé junto a los muros de la casa de piedra
en que fue torturado Julius Fucik.
La casa no dice nada: piedra color invierno,
barras de hierro, ventanas sordas.
Pero cada día que pasé por allí
miré, toqué los muros, busqué el eco,
la palabra, la voz, la huella pura
del héroe.
Y así salió su frente
una vez, y sus manos otra tarde,
y luego todo el hombre
fue acompañándome
a través de la Plaza Venceslao, como un buen amigo;
por el viejo mercado de Havelská,
por el jardín de Strahov desde donde
Praga se eleva como una rosa gris.