miércoles, 14 de junio de 2017

Subsuelo. Marcelo Luján


SUBSUELO
MARCELO LUJÁN
EDITORIAL SALTO DE PÁGINA
240 PÁGINAS
 
 
SINOPSIS
 
Un cuerpo vivo que se cambia por un cadáver. Una piscina. Un flash. El pantano. Y los mellizos, que comparten un secreto del que no será fácil escapar. Como un murmullo bajo la tierra centenaria, la indiferencia adolescente se puede ver truncada por la calma del agua; apenas un instante dentro de aquella noche que suda veneno. Familia, recuerdos, pasado. Hormigas. Las raíces escondidas que siempre están presentes y tan activas: apretando el músculo de la sentencia. Como el pulso a dos manos que obliga a soluciones suicidas. Como el cordón umbilical que une y separa, que ata y aprieta. Hasta la muerte. Hasta la culpa. Dos veranos son suficientes para que la parcela del valle se convierta en el escenario de una perfecta tortura emocional.
 
Marcelo Luján nos sumerge con oficio en un relato de una fuerza y crudeza arrolladoras, y nos brinda una novela memorable, sostenida sobre un formidable pulso narrativo.
 
A veces una simple portada, sinopsis o reseña puede llevarnos a buscar una historia difícil de olvidar. Enseguida salí a por la novela y la leí en una época veraniega como se ve en la foto. Esta es una de las veces que haces una foto al azar y es más representativa de lo que parece. Para conocer su verdadero significado tendréis que leer la novela, y desde ya os aviso que tras una trama simple se esconde un auténtico ejercicio de escritura y una lectura dura que deja un cosquilleo en el cuerpo.
 
Varias familias se reúnen cada año para disfrutar el verano lejos de la gran ciudad. Parejas y niños huyen del calor contaminante de la ciudad para respirar el aire puro que hay en la parcela. Una desintoxicación  más cruel de lo esperado. Las hormigas campan a sus anchas por el césped y el bordillo de la piscina. Y los adolescentes juegan a toquetearse en el agua mientras los adultos beben y beben, como los peces en el río. Lo que tiene previsto ser una noche de viernes cualquiera, con los padres borrachos, la falta de hielo para los cubatas será el punto de inicio de un cambio radical. Los mellizos junto a otro compañero, mientras van a la gasolinera a por hielo, sufren un accidente y la sangre corre por la carretera cubierta de pollos.
 
Hay dos familias destrozadas por el accidente, dos mundos separados por secretos, engaños y chantaje. Y es que la culpa es un camino espinoso que araña el alma y no deja cicatrizar las heridas. Una convivencia dura, de enfrentamiento y un muro difícil de derribar. La piscina, el pantano y el bosque ya no relajan, crean momentos de tensión, de recuerdos. Unos maltratos sangrientos que atormentan y dejan el césped cubierto de sapos y hormigas descompuestas.
 
Que un accidente cambie la vida no es una trama novedosa, pero Luján sabe muy bien como enganchar al lector y ofrecerle una compleja novela. El inicio de unas vacaciones placenteras se convierte en una pesadilla que atormenta adelantando escenas y regresando al pasado para machacar y encarar la situación desde varios puntos de vista. No encontramos un ritmo frenético, hay repeticiones que queman como el veneno.
 
Luján utiliza frases cortas y punzantes para analizar la mente y las situaciones que viven los protagonistas. El nacimiento ata a la vida y a veces la vida ata a la desgracia, sin posibilidad de cortar la cuerda y emprender un nuevo rumbo. La magia radica en absorber al lector con una trama cotidiana, haciéndole partícipe de un juego no apto para todo el mundo. No es una novela fácil, aunque lo aparente, atormenta y es desgarradora. Poco más puedo contar sin destripar la historia, lo mejor es descubrirlo uno mismo. Varios premios avalan la novela y reafirman que Marcelo Luján es un escritor a tener en cuenta.
 
Cuando el cuerpo pida nuevas experiencias, grandes lecturas y finales sorprendentes os invito a cavar un agujero y conocer el subsuelo.



18 comentarios:

  1. Pues no tiene mala pinta. No me importaría leerlo.

    ResponderEliminar
  2. A mí me impactó muchísimo Marga.Y Mabel... tiene otro libro con su propia historia.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Hola, Marga no recuerdo si fue Inés o Mari Angeles a quien les leí una reseña tambien de Subsuelo, tengo que hacerme con el si o si . Más después de leerte. Me apetece mucho.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Qué buena lectura! Lo leí hace ya un tiempo y siempre la recuerdo. Como dice Inés, es impactante.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Este no me suena, gracias por la reseña :P

    Besitos =)

    ResponderEliminar
  6. Coincido con tus impresiones, lo disfruté muchísimo y me parece una lectura brutal (en todos los sentidos)
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. PUes me dejas con ganas. Tendré que buscar este libro.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  8. No lo conocía, pero no me importaría leerlo.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. A mí Inés me dejo con unas ganas tremendas de esta novela. Puede que sea difícil la lectura o dura, pero no sé qué hago que no me he ido ya a por ella.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Lo tengo apuntado desde que lo reseñó Inés creo que en Facebook porque aún no tenía blog. No me he hecho aún con él pero sé que en algún momento lo leeré.

    Un beso

    ResponderEliminar
  11. Lo tengo pendiente, a ver si le saco hueco
    Besos

    ResponderEliminar
  12. No lo conocía hasta la reseña de Inés y se ve muy inquietante. Será difícil conseguirlo pero desde luego lo tendré en cuenta. Pone los pelos de punta.
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Uffff!!!
    Parece un poco escalofriante, no?
    En general los libros que nos hablan de la condición humana, tanto para bien como para mal, me gustan... ese subconsciente que a veces necesita salir y gritar... sí, me gusta!! ;)

    ResponderEliminar
  14. De subsuelo no me impacta la historia aunque tiene momentos de paseos en el bosque que no se olvidan, ni siquiera las hormigas aunque ya no las veré igual. Me impactó el narrrador que consigue ese tono solemne que para casi la acción para ponerte nervioso antes de pulsar un play desconocido y dejar que sigan caminando
    Fue un descubrimiento la voz de Luján que ahora reedita título. Y caeré
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Led tengo el ojo echado desde hace tiempo. Creo que es de los míos, anotado pues :-)

    ResponderEliminar
  16. Fantástica reseña, Marga. Por lo que nos cuentas, resulta una novela impactante. Besos.

    ResponderEliminar

La palabra es el arma de los humanos para aproximarse unos a otros (Ana María Matute).