lunes, 9 de octubre de 2017

La vida era eso. Carmen Amoraga

LA VIDA ERA ESO
CARMEN AMORAGA
EDICIONES DESTINO
320 PÁGINAS


SINOPSIS
La muerte fulminante de su marido deja a Giuliana devastada y sola con dos hijas pequeñas. Superar un día tras otro está poniendo a prueba su resistencia y su imaginación, mientras pasa de la incredulidad al enfado, y de ahí a la idealización de su relación con William.
Descubre entonces, además de irrepetibles momentos que su memoria convoca una y otra vez, el legado más hermoso de William: una intensa red de relaciones que le traerán una nueva forma de estar en el mundo y le enseñarán, gracias al apoyo de los demás, que aprender a perder es aprender a vivir.

Las circunstancias marcan el camino de la vida y de las lecturas. Cada libro tiene su momento y las situaciones personales pueden relegarlo al peldaño más lejano de la estantería. Y algo así pasó con este libro. Lo compré, el año de su publicación, en la Feria del Libro de Madrid aprovechando que Carmen Amoraga firmaba. Unos minutos muy agradables y es que Carmen es una mujer risueña que cautiva con su simpatía, y cuando tenía en mente leerlo, el destino vino acompañado de noticias poco agradables. Y es que "La Bicha", como la llamó José Luis Sampedro en "La sonrisa etrusca" es una epidemia que no da respiro.

La vida era eso es la historia de un matrimonio argentino que reside en España, lugar dónde él trabaja, y que un maldito cáncer los separa. Giuliana se queda sola con sus hijas en una ciudad que no es la suya, lejos de su familia y sin amigos en los que apoyarse cuando el mundo se hunde a sus pies. William es el que trabajaba, el que tenía amigos y el maniático del orden, en cambio ella es una mujer muy tímida que no se relaciona con nadie, cuida de las niñas y quien no aceptaba que él pasase tanto tiempo en Facebook contando sus cosas. Ninguna pareja es perfecta, lo importante es el respeto y que cada uno mantenga su espacio.
 
 
Es una novela sobre las fases del duelo y a través de ellas conocemos lo que siente Giuliana a cada momento, como las afronta y la importancia de los recuerdos. Negación, ira, negociación, depresión y aceptación son las fases del duelo en la que en mayor o menor medida todos pasamos por ellas. Por desgracia todos en algún momento de la vida perdemos algún ser querido y es que la muerte es una fase de la vida, el nacer implica morir.
Giuliana se enfadó más de una vez con William por compartir su vida en Facebook, estar pendiente de los comentarios y charlar mucho tiempo con amigos virtuales. Ella no entiende el poder curativo de las redes sociales hasta que antes de fallecer su marido este le manda escribir un post con sus últimas palabras. Una vez sola ve la cantidad de comentarios y decide seguir contando sus cosas al ver que mucha gente siente lo mismo que ella. La interactuación con amigos que no conoce es mejor que la terapia con la psicóloga, aunque también toma contacto con enfermos de cáncer y sus familiares.

Lo normal ante un fallecimiento inesperado o una muerte prematura es perder el rumbo del barco, no querer seguir y culpabilizarnos por no haber dado mucho más en su momento. Giuliana cae en un pozo del que debe salir por el bien de sus hijas, si no llega a ser por las dos pequeñas su proceso del duelo sería mucho más largo. Los niños se adaptan mejor a algunas situaciones y son la fuerza necesaria para seguir disfrutando del día a día.
"...Pero me da bronca pensar que te pasás la vida tramando sueños y luego posponiéndolos, ya habrá tiempo para todo, para el viaje, para el velero, para la vuelta al mundo...Y luego la vida se acaba de repente..."

Carmen Amoraga consigue una muy buena novela sobre un tema delicado. Y es que ante la muerte siempre tenemos miedo, pero ella consigue tratar el tema con suavidad, sin dramatismo y con esperanza. Al ser los protagonistas argentinos el tono de los diálogos y de los posts de Facebook llevan el acento argentino, lo que aporta un soplo de aire irónico. Justo este toque de humor dialectal es lo que no me gustó de la novela, noto los diálogos a momentos algo forzados y esa tonalidad me sacaba de la historia. Algo personal, porque el duelo y los sentimientos ante la pérdida de un familiar o amigo son los mismos aquí, en China o en Perú.

La vida era eso es una triste historia de amor con las redes sociales de fondo. Un camino de luz para saber valorar los pequeños momentos y salir a vivir a pesar de los contratiempos. Una novela intimista que leída en el momento oportuno es una lección de vida, la fuerza para renacer de las cenizas.


16 comentarios:

  1. Creo que me gustaría mucho aunque las redes sociales no me pegan mucho en una bonita y triste historia de amor...
    El título me ha encantado y también la portada. Por lo que cuentas el interior también merece mucho la pena así que tendré en cuenta tu recomendación.
    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Pues me has convencido para leer este libro. Lo tendré muy en cuenta.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. Tengo esta novela en casa sin leer desde hace tiempo y se que me va a gustar.

    ResponderEliminar
  4. No lo tenía presente y me gusta todo lo que cuentas. Me la llevo.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  5. No me he estrenado aún con esta autora y espero hacerlo en breve con su última novela.
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. De esta autora solo he leído El tiempo mientras tanto, una lectura maravillosa, y pronto me pondré con su última novela.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Yo creo que con esta novela no me animo, por lo que me han contado es un poco triste y no me apetece mucho en estos momentos. Pero me quedo con que es una buena novela.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Hola,

    Tengo esta novela apuntada no sé el tiempo pero no me he hecho con ella; ahora, por lo que te leo, tampoco sería un buen momento para mí empezar su lectura pero la subrayo en la lista para un futuro.

    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Parece una buena novela pero en estos momentos no me apetece demasiado por su tema. Esta la dejaré pasar por ahora.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  10. Wowwww.
    Qué bonito lo que cuentas.. No he leído nada de la autora, me compré en Re-Read un libro suyo, ays, no me sale el título ahora, joer.
    PEro me anoto este que traes hoy, lo importante es que le has buscado el momento, y lo has disfrutado.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. A mi me hizo reflexionar sobre mis propias etapas de duelo (en las veces que lo he pasado). Una historia emotiva y muy bien contada.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Me gustó mucho este libro y quiero seguir leyendo a esta autora, era una de esas cosas pendientes que había olvidado... creo que saca nuevo libro, así que intentaré conseguirlo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  13. A mí es una autora que me gusta mucho aunque la he leído mucho menos de lo que me gustaría. Te haré caso. A ver si puedo hacerle hueco. Besos

    ResponderEliminar
  14. Tengo muchas ganas de descubrir a esta autora, no me importaría hacerlo con éste.
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Qué curioso. Yo también lo compré cuando salió, lo llevé a que me lo firmara la autora en una presentación, y todavía no lo he leído. Espero no tardar en hacerlo. Un besote!

    ResponderEliminar
  16. Pues a mi me ha gustado más tu reseña que el libro, con el que no me terminé de sentir cómoda
    Besos

    ResponderEliminar

La palabra es el arma de los humanos para aproximarse unos a otros (Ana María Matute).