viernes, 5 de octubre de 2018

Los ojos vendados. Siri Hustvedt


LOS OJOS VENDADOS
SIRI HUSTVEDT
TRADUCCIÓN: CLAUDIO LÓPEZ DE LAMADRID
SEIX BARRAL
240 PÁGINAS

SINOPSIS

Iris Vegan es una joven estudiante de Literatura de la Universidad de Columbia que se busca a si misma en una ciudad, Nueva York, donde los encuentros fortuitos pueden alterar el curso de una vida para siempre. Así, en ese intento por definirse, Iris es cruelmente recompensada por el destino al cruzarse con cinco desconocidos que amenazan con romper su frágil identidad.

Con "La mujer que mira a los hombres que miran a las mujeres" conocí a la gran Siri Hustvedt y no pienso perderle la pista. Este libro de ensayos, el último que leímos  el curso pasado en el Club de Lectura Feminista La Tribu, me dejó maravillada con la inteligencia de la autora. Como en todo libro de relatos hay historias que gustan más y otras menos, pero al leerlo me dejó la sensación de ser una inculta en mayúsculas. Es para quitarse el sombrero lo que sabe esta mujer y de cualquier tema, tanto te habla de literatura o pintura como de ciencia y neuronas regalando una clase magistral en cada género. Quizás algún día reseñe este libro que me dejó con ganas de seguir la pista a la autora, e hizo que a los pocos días comprase "Los ojos vendados".

Detrás del nombre de Siri Hustvedt muchas veces va el calificativo de mujer de Paul Auster. Con el paso de los años ha conseguido ser ella misma sin necesidad de respaldo ni etiquetas, y especialmente callando bocas que insinuaban que Paul escribía sus textos. Algo que me parece absurdo y muy anticuado. Siri se declara feminista y nunca quitaría el trabajo a su marido para escalar posiciones. Simplemente leyendo la introducción, del libro mencionado anteriormente, conocemos sus estudios y su dedicación a la cultura y a la enseñanza.

Los ojos vendados son cuatro relatos con Iris Vegan, como protagonista, que bucean en su conflicto de identidad. Cuatro situaciones dolorosas e impactantes que forman una novela, por llamarlo de alguna manera. Iris, es una joven alejada de su familia, que emprende una nueva vida universitaria en la que el coqueteo con las drogas y el alcohol, la independencia y las relaciones poco ortodoxas la meten en la boca del lobo. La doble personalidad lleva a Iris a pasear por tugurios peligrosos y callejones sin salida en compañía de malas influencias, y lo complicado será encontrar la salida del laberinto.

El primer relato es el más actual y transcurre años después de terminar la universidad cuando, la necesidad de encontrar un trabajo aprieta y, el señor Morgan le ofrece uno muy peculiar. Cada pocos días le entrega una caja con un objeto para que escriba sobre él. Son las pertenencias de una joven que Iris no conoce ni sabe detalles más allá de la poca información recibida por su jefe. Esta historia es la que más me gustó y la que me dejó peores sensaciones al terminar su lectura hiperventilando.

El segundo relato es un juego a tres bandas con celos y lagunas mentales por culpa de una fotografía. Sorprende por el daño gratuito que puede hacer el boca a boca y la velocidad a la que vuelan las noticias.

En el tercer relato Iris sufre una migraña muy fuerte por la que tiene que ser ingresada. La difícil convivencia entre pacientes y el dolor extraño que azota la mente a martillazos forman la oscura vivencia. Esta es la historia que menos me impactó.

Y por último, Iris tiene que realizar los trabajos de fin de carrera y por ello ayuda a su profesor a traducir un texto alemán. Es tanta su implicación que la ficción se mezcla con la realidad e Iris suplanta al protagonista.

En el Nueva York de finales de los 70 se vive una situación similar a la movida madrileña. Un fenómeno social y cultural que barre la censura para volar libremente. Iris se enfrenta a ello dudando entre lo correcto y sus deseos, mientras debate entre el conflicto interno de su masculinidad frente a la parte femenina que le pertenece por naturaleza.

Los ojos vendados es el primer libro escrito por Siri Hustvedt.  Desde el inicio demuestra su calidad literaria e intelectual con la que ofrece un juego caleidoscopio por el que observar a Iris. Una protagonista que puede ser su álter ego, ya que el nombre es Siri al revés. Tal vez  no sea casualidad llamarla por el nombre de la membrana ocular. Sin duda la autora sabe sorprender al lector enseñándole que a veces camina con los ojos vendados y no siempre por una dolencia mental.

Los relatos no siguen un orden cronológico y al estar escritos en primera persona consiguen transmitir con mayor precisión lo que ocurre en la mente de Iris. Conflictos internos que no ven más allá de la situación y la contradicción en los actos junto a la doble personalidad que la lleva a vivir otras vidas. Una verdadera obsesión enfermiza.

Los ojos vendados es un libro muy bueno de una gran escritora, pero no es una historia para todo el mundo. Al ser un conjunto de relatos puede desconcertar y las vivencias de Iris son bastante perturbadoras, rozando el hilo invisible que separa la ficción de la realidad y la cordura de la locura.





17 comentarios:

  1. NO lo veo para mí, lo dejo pasar.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Pues tendría que volver a intentarlo porque empecé un libro suyo que no recuerdo muy bien cuál fue, creo que el de Verano sin hombres y no le cogí el punto. De hecho sí me recordó a cómo escribe Paul. Me parece una lectura para abordar bien despierta y con empeño. Voy a dejarla en pausa.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Pues esta eutora es uno de mis pendientes.Hay quién dice que Siri escribe mejor que Paul y me gustaría comprobarlo.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Ahora que ya conoces a la autora te recomiendo "El verano sin hombres", que aunque acabo de leer en otro comentario que no le acabo de convencer a otra lectora, pero a mi sí. Tal vez porque empaticé con el personaje principal.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Hola,

    tengo fichado Todo cuanto amé de la misma autora pero todavía no he podido hacerme con él; lo que cuentas de este también me llama la atención así que me lo llevo apuntado.

    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Me atrae más su historia personal y todo lo que has contado sobre su autora que la recopilación de relatos en sí misma, pero me has dejado con ganas igualmente. Investigaré sobre sus historias ;)

    Besitos

    ResponderEliminar
  7. No creo que llegase a disfrutar con esta lectura. Esta vez no me lo llevo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  8. Una autora con la que a pesar de que me apetece descubrirla, aún no me he estrenado. Espero hacerlo pronto
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Todavía no he leído nada de ella, pero vaya, nadie de quien la ha leído sospecha que Auster esté detrás. Por lo que sé no tienen absolutamente nada que ver. Un besote!

    ResponderEliminar
  10. Siempre tengo reticencias con los libros de relatos. No es un género con el que me lleve bien. Cuando un relato me gusta, me da rabia que se acabe tan pronto. Y cuando no me gusta se me hacen igual de largos que una novela que no me guste. No he leído a esta autora aún, es una de mis pendientes, pero la leeré. ¿Inculta tú? Mare de Déu senyor...

    Un petonàs, reina.

    ResponderEliminar
  11. Esta autora se está convirtiendo ya en un eterno pendiente porque me apetece muchísimo leer algo suyo y aquí sigo todavía sin hacerlo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. No es mi libro favorito de la autora, me parece bastante desigual en estos relatos.
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Me gusta lo que nos cuentas de este libro. Me lo llevo apuntado, y seguro que termino leyéndolo, porque ya lo encontré en la red digital de bibliotecas públicas. Besos.

    ResponderEliminar
  14. Hola. Yo también me lo apunto, creo que me gustará. Gracias por tu reseña.

    Besos.

    ResponderEliminar
  15. No he leído nada de la autora, pero tampoco me importaría hacerlo. Dado el momento, ya miraré con cuál empiezo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  16. Entre que son relatos y que no me llama el tema, creo que este libro lo dejo pasar.
    Besos.

    ResponderEliminar

La palabra es el arma de los humanos para aproximarse unos a otros (Ana María Matute).