sábado, 21 de julio de 2012

Camino de Santiago

Ya os adelanté que me iba unos días de vacaciones y que en lugar de estar tomando el sol en la playa tenía que andar. Pues sí, no me quedó otra, ya que si te vas a hacer el Camino de Santiago a pie es lo que tiene, ir un ratito a pie y otro caminando. Muchos de vosotros ya me habréis oído muchas veces hablar de mi pasión por el senderismo y por el camino. Es algo que me apetecía desde hace muchos años, pero no fue hasta el 2010 aprovechando el Año Santo que pude hacer el último tramo, desde O'cebreiro hasta Santiago. La experiencia fue muy bonita pero muy dura a la vez, desde el 2º día caminaba con ampollas y de cada día tenía más dolor en una rodilla por andar mal. Cómo tenía las ideas muy claras de que quería llegar, a Santiago, el dolor fue lo de menos, en ese momento, mi motivación era mayor. Caminaba llorando de dolor e impotencia pero llegué y me demostré a mi misma que el querer es poder. Al llegar a la Plaza del Obradoiro no fui capaz de soltar ninguna lágrima ya había llorado durante el camino, pero sí que me emocioné mucho cuando pude abrazar al Apóstol con la Compostela en mi mano. La primera vez pagué la novatada pero de todos los errores he ido aprendiendo.


El Camino engancha y yo os lo confirmo. Con lo que sufrí era para no volver y el año pasado fui otra vez a repetir desde Sarria a Santiago en el mes de mayo y en julio empecé por el inicio del Camino Francés. Desde Roncesvalles hasta Santo Domingo de la Calzada y este año he continuado desde allí hasta Carrión de los Condes.


Este año es el que iba menos motivada y menos entrenada. Llevaba unos meses bastante apática y con pocas ganas de nada y con dificultades para volver a coger el ritmo tanto en lo personal como por la blogosfera. El haber realizado 3 viajes en menos de 3 meses han tenido parte de culpa de no adaptarme otra vez y era regresar de uno y ya empezar a organizar el otro, pero no me arrepiento de ello ya que en todos ellos he disfrutado muchísimo y he conocido a personas maravillosas.



A este viaje he ido con un grupo de 35 personas. A algunas ya las conocía de años anteriores y es muy bonito reencontrarte con ellas y disfrutar de un mismo hobbie. Al ser un grupo grande hay que adaptarse, saber convivir y sobretodo respetarse unos a otros. Por supuesto que con algunos hay más relación que con otros y es imposible congeniar con todo el mundo. Yo no me puedo quejar de la bonita convivencia y del cariño que me tiene la gente. Era de las más jóvenes del grupo, siempre soy la peque :), y la gente me tenia tanto afecto como si fuera su niña o su nieta. A mi me sorprendían porque decían que no paraba de reír y que mi risa era contagiosa, pero eran ellos los que me alegraban el día con sus historias y su simpatía.


Una de las cosas más bonitas de realizar el camino es olvidarse de horarios, del trabajo, de la rutina, etc. y dejarse llevar y reencontrarse con uno mismo. Tantas horas de caminar dan para pensar y reflexionar sobre muchas cosas. Hay momentos en que lo más bonito es dejarse llevar y caminar disfrutando del paisaje y de la tranquilidad dejando la mente en blanco y no pensar en nada. Son momentos muy gratificantes. La verdad que estos días me han venido muy bien para recuperar mi estado anímico y volver con las pilas cargadas. Y sobretodo para pararme a pensar en si mi vida iba avanzando por el camino correcto.

"Cuando no sepas a dónde vas piensa de dónde vienes".

"Es mejor volver atrás que perderse en el camino".



No voy a negar que este es el año que menos he disfrutado del paisaje. Es bonito ver un campo lleno de cebada y trigo pero caminar más de 20 km con lo mismo es muy cansino. Llanuras y más llanuras amarillas en las que parecía que no avanzabas. Ninguna sombra ni ningún lugar donde resguardarse un ratito del sol y del calor que daban estos campos sembrados. Como dice mi hermana, "Muy bonita la foto pero 23 km de hierbas secas tienen que ser aburridos". Un rato observando el paisaje es precioso pero 6 días con lo mismo, en el que andas sin saber muy bien hasta dónde, porque no ves a nadie más que a algunos peregrinos, casi no hay pueblos, ni siquiera animales. Era casi como andar por el desierto.  La etapa por los Montes de Oca fue la que más me gustó a pesar de ser bastante dura. Era una montaña rusa en la que no paras de subir y bajar pero el paisaje era verde y eso al menos da más vida. Las subidas muy pronunciadas y luego bajadas mortales, subir cansa pero el bajar es un auténtico rompepiernas y es terrible para las rodillas.



Cada día era más o menos similar, a las 5:30h. nos levantábamos para empezar a andar sobre las 6:15. Es mejor empezar a caminar pronto aprovechando el fresquito y evitar las altas temperaturas. A pesar de ir en grupo cada uno iba a su ritmo y lo que no hay que hacer jamás es querer seguir al resto. Cada uno tiene que adaptarse a sus posibilidades y no hay que forzar para llegar antes. No sirve de nada ir a correr una maratón ya que no ganas nada con ello y sí te pierdes el encanto del camino. Las etapas fueron de 23, 27, 23, 31, 34 y 20 km. Hasta los 23 km los llevaba bastante bien pero el resto ya se me hacían eternos y es que el cansancio está ahí y hay que sacar fuerzas de flaqueza. Al llegar al destino una duchita que sabe a gloria, a comer y a descansar un rato. Y por la tarde una vueltecita por el pueblo o ciudad, cenar y a dormir pronto.

Catedral de Burgos
Por lo poco entrenada que estaba me sorprendí de haber terminado el camino tan bien y tan solo con unas leves molestias en una rodilla en las etapas más largas. Es sorprendente como cada mañana te levantas casi recuperada y con fuerzas para seguir caminando. El camino es mágico y la gente también. Es otro mundo más humano y más cercano en el que hay gente de diferentes razas y culturas en las que todos somos iguales a pesar de caminar cada uno por la motivación que sea. Todo el mundo se saluda y se desea "Buen Camino" con una sonrisa. Si alguien está mal siempre hay alguien dispuesto a echar una mano ya sea para animar a continuar o para ejercer de médico.


Me llevé el libro "El jardín de la oca" de Toti Martínez de Lezea, pero la verdad que no leí demasiado. Y por el momento no os podré dejar la reseña ya que a la vuelta me olvidé el libro en el avión. Espero comprarme muy pronto, otra vez, el libro que estoy deseando continuar con la historia.

Catedral de Santiago


El último día de caminar cogimos bus desde Carrión de los Condes hasta Santiago. Dos días de descanso por Santiago, una ciudad que me encanta. Visita guiada a los tejados de la Catedral, ya subí el año pasado pero como llovió no pude disfrutarlo tanto como este año. Y no podía faltar la gran recompensa del camino, la mariscada, que después de tantos km una se la ha ganado, jeje.

El próximo año a continuar hasta Astorga u O'cebreiro.


25 comentarios:

  1. Estuve en Santiago en febrero y no puedo decir más que que me enamoré =)

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Santiago es una ciudad preciosa y con mucho encanto y magia. Yo no me canso de visitarla y de perderme por sus calles y la catedral y la Plaza del Obradoiro son impresionantes.
      Besitos

      Eliminar
  2. Yo he hecho este año el Camino porsegunda vez, la primera desde León en bici y este año andando desde Ponferrada y coincido contigo, el camino engancha. Ha sido una experiencia personal dura y gratificante. Yo lo hice sólo pero como sabras por tus caminos no llegue sólo sino con un grupo de personas maravillosas, con las cuales tengo contacto y espero seguir manteniendo porque me he alegrado enormemente de caminar junto a ellos. ya lo dice la canción You will never walk alone.
    Felicidades

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene que ser bonito hacer el camino en bici pero no creo que me anime, prefiero andar. Hacer el camino solo o acompañado es lo de menos, siempre conoces a personas y esto es lo bonito. Además siempre hay momentos que uno necesita caminar solo y olvidarse de todo. Hay que disfrutar de la compañia y de la soledad y dejarse llevar por el camino y saborear su encanto.
      Preciosa la cancion. Gracias.
      Un beso

      Eliminar
  3. Una entrada preciosa (qué recuerdos de Santiago) aunque yo aún no he hecho el camino, es mi asignatura pendiente!! Besos

    PD Estoy de sorteo por si te interesa apuntarte besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Santiago siempre trae recuerdos preciosos. Si algún día puedes hacer un trocito del camino seguro que te encantará, es algo mágico y es un placer perderse por esos bellos parajes. Algunos tramos son más bonitos que otros pero todo tiene su encanto, tan sólo hay que saber valorarlo.

      Ya me he apuntado a tu sorteo, gracias, guapa.

      Besotes

      Eliminar
  4. Bonita entrada y curioso el libro que te llevaste, porque yo he leído hace poco un libro que se titula igual, "El juego de la oca", que también versa sobre el camino de Santiago, pero está escrito por otro autor. Curiosa coincidencia.
    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdona MaryLin, me equivoqué al escribir el título del libro. El título correcto es "El Jardín de la Oca", un libro que habla del juego de la oca, el cual dicen que está basado en el Camino de Santiago. No conocía el libro que has leído pero ya lo tengo apuntado desde que leí tu gran reseña.

      Un besazo

      Eliminar
  5. Me ha encantado tu entrada! Yo tengo muchas ganas de hacer el Camino, pero me da cosica hacerlo sola y no hay nadie que se quiera unir a esta aventura... A ver si cojo ánimos y me lanzo a la aventura algún día! 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no lo he hecho nunca sola, o junto a 4 amigos o en grupo más extenso. El ir solo no es problema siempre conoces a gente y en ningún momento te sentiras sola. Yo nunca me he planteado el hacerlo sola ya que siempre he encontrado con quien ir, pero no creo que tuviera problemas para ello, tan solo es proponérselo. Seguro que te encantará la experiencia.

      Besotes

      Eliminar
  6. Es una de mis cosas pendientes. A ver si un día de estos me animo. Preciosa entrada.

    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una experiencia preciosa en la que uno desconecta de todo y disfruta de un entorno maravilloso y mágico. Espero que te animes a hacerlo algún día, no te arrepentirás.

      Besotes

      Eliminar
  7. Pues yo no lo he hecho nunca aunque no se si es lo mas adecuado para mi que me canso enseguida. besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con entrenamiento y motivación lo puedes conseguir. No hace falta que las etapas sean tan largas como las mías, eso depende de la capacidad de cada uno y del tiempo disponible. Cada uno tiene que disfrutar del camino a su manera, lo mejor es ir avanzando paso a paso y saborear las mieles de llegar sin demasiados problemas.

      Besos

      Eliminar
  8. qué bonita entrada, a mí siempre me ha atraído la idea de hacer el camino pero no sé si sería capaz, será cuestión de probar. Las tierras de Castilla es lo que tienen, que son muy aburridas, aunque también tenemos sitios con más vegetación y paisajes bonitos, supongo que eso lo verás en el próximo tramo
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que serías capaz de realizar el camino. No importa realizar muchas etapas, hay quién realiza un tramo algunos fines de semana. La zona que más me gusta es la de Galicia, es preciosa. El año pasado por Navarra me gustó bastante más que este año por los campos de Castilla, no es que no sean bonitos un rato pero todos los días las mismas llanuras amarillas son cansinas y aburridas. Estoy deseando continuar y llegar a León.

      Un besazo

      Eliminar
  9. Bueno, ya sabes qeu yo lo voy a hacer este año también. De momento solo he hecho dos etapas en un finde (de León a Astorga) y en breve cogeremos de seguido Astorga-Santiago. Es verdad que mucha gente dice que hay etapas muy monótonas, pero bueno, es lo que hay por estas tierras.
    Con las dos primeras etapas quedé encantada, y tengo muchísimas ganas de seguir el camino. Es verdad que encuentras gente de todo tipo, parece mentira!! Y lo bien que se duerme por la noche... ahhhh.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que te encantará este último tramo del Camino. Yo hice de O'cebreiro hasta Santiago y creo que lo podría hacer mil veces y disfrutar del entorno y de la esencia del camino tanto o más como la primera vez. La gente lo vive de otra manera que no por el inicio del Camino Francés, que es algo que les viene de pasada pero que no saben valorarlo demasiado.
      Después de caminar muchas horas el descanso viene genial y por las noches uno duerme como los angelitos, jeje.
      Disfruta de tu Camino, preciosa.
      Besotes

      Eliminar
  10. Tosa una experiencia, sin duda, me gustaría hacerlo alguna vez, sólo he ido a santiago de Turismo propiamente dicho. Es impresionante. Un besote!!

    ResponderEliminar
  11. Oigo hablar maravillas a quien lo ha hecho y muchos lo describen como muy gratificante. Me alegro de que lo hayas disfrutado de esa manera y de que te haya servido para pensar, evadirte un poco de la rutina y de las preocupaciones y para recargar pilas.
    Un beso, guapa.

    ResponderEliminar
  12. Qué guay tu viajecito! Yo tengo pendiente ir de Santiago a Fisterra, pero lo demás ya lo he hecho.

    Tienes toda la razón en lo que dices del Camino: engancha, encuentras gente maravillosa y te hacer desconectar desde el primer momento. Quiero volver yaaaaaaa!

    Besos!

    ResponderEliminar
  13. Hay varias ciudades-monumento en España y Santiago es una de ellas.No he hecho el Camino, ni creo que lo haga, pero sí he visitado esta maravilla en algunas ocasiones. Me alegro, Marga, de que tus experiencias como caminante hayan sido tan positivas y de que estés pensando en repetirlas el año próximo. Me gusta la frase de Ana María Matute, una gran mujer y una maestra de la narración, de la que hay mucho que aprender. Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Hola!!, te escribo desde el blog literario

    La Biblioteca de la Morgue,

    un blog en el que podrás encontrar reseñas literarias, críticas de películas, concursos y muchas secciones más, ¿Te unes?. Yo te sigo desde ya. Espero que te guste mi espacio ^^

    ¡Nos leemos!

    Bisous

    La Biblioteca de la Morgue

    ResponderEliminar
  15. Con lo que me quedo de tu "camino" es que es algo mágico, ojalá yo lo pudiera hacer. Espero que esto te dé fuerzas y ánimos para superar ese pequeño bache. Seguro que ha sido una experiencia maravillosa.

    ResponderEliminar
  16. Preciosa entrada. Me encantaría hacer el Camino también algún año, que todos los que lo hacéis siempre contais maravillas de él. Y todos coincidís en la gente maravillosa que se conocen. Muchas gracias por compartir tu experiencia.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar

La palabra es el arma de los humanos para aproximarse unos a otros (Ana María Matute).