domingo, 5 de junio de 2016

Poeta en Nueva York. Federico García Lorca


POETA EN NUEVA YORK
FEDERICO GARCÍA LORCA
NAVONA EDITORIAL
144 PÁGINAS
 
 
SINOPSIS
 
Poeta en Nueva York es el resultado de la primera visita al extranjero de Lorca: una estancia que el poeta describió como "una de las experiencias más útiles de mi vida". Tras la publicación de Canciones (1927) y Primer romancero gitano (1928), Federico confesó en sus cartas estar atravesando una crisis vital, por lo que necesitaba desvincularse durante cierto tiempo del ambiente andaluz y de su círculo madrileño de amigos. En 1929, Fernando de los Ríos, antiguo maestro de Federico y amigo de la familia, propuso que el joven le acompañara en su viaje a Norteamérica. Los nueve meses que pasó en Nueva York y Vermont y luego en Cuba cambiaron su visión de sí mismo y de su arte. No en vano ese fue el primer encuentro de García Lorca con la diversidad religiosa y racial; su primer contacto con los rascacielos, con las grandes masas urbanas y con un mundo mecanizado. Casi podría decirse que el viaje a Nueva York representó su descubrimiento de la modernidad. Allí exploró el teatro en lengua inglesa, paseó por el barrio de Harlem con la novelista Nella Larsen, escuchó jazz y blues, conoció el cine sonoro, leyó a Whitman y a T. S. Eliot y se dedicó a escribir uno de los libros más importantes de su trayectoria, que se publicaría cuatro años después de su muerte.
 
 
Hoy, en el 118º aniversario del nacimiento de Federico García Lorca, aprovecho para dedicarle un pequeño homenaje. Si difícil es reseñar poesía, más lo es adentrarse en los poemas de Lorca. Poeta en Nueva York es de sus poemarios más importantes, su primer viaje al extranjero y la visión de una ciudad moderna. Una crítica a la sociedad norteamericana, al modernismo y al capitalismo.
 
De vez en cuando me gusta dejar de lado las novelas para ahondar en los poemas. Ese género pequeño y profundo, lleno de matices y sentimientos que pueden ser un reflejo dulce o amargo de los estados de ánimo y las vivencias de los autores. Aunque no todos sean biográficos normalmente es más fácil plasmar en ellos experiencias personales y críticas sociales. Milimetrando cada palabra y cada sílaba para entonar un verso profundo y metafórico, Lorca expresa ese viaje al otro mundo, tan distinto de su ciudad.
 
Lorca, en 1929, padecía una fuerte depresión y el viaje propuesto por Fernando de los Ríos era la luz y la puerta de salvación. Necesitaba olvidar los fracasos sentimentales, crecer como persona y definir su sexualidad. En Poeta en Nueva York encontramos poemas de amor, tristes, críticos y musicales.
 
Quiero llorar diciendo mi nombre,
rosa, niño y abeto a la orilla de este lago,
para decir mi verdad de hombre de sangre
matando en mí la burla y la sugestión del vocablo.
 
El poemario se compone de 35 poemas clasificados en diez categorías. En estos poemas predomina el surrealismo, la nueva corriente de la época, tan estudiada por la Generación del 27. Método para romper con las normas del pasado y experimentando buscando la originalidad.
 
Federico García Lorca tiene poemas de fácil lectura e interpretación, no es el caso de Poeta en Nueva York. Los poemas aquí recogidos necesitan tiempo para analizarlos y entenderlos. Una lectura rápida nos aleja de sus metáforas y de sus intenciones. El surrealismo necesita dedicación.
 
Un poemario amargo de la estancia de Lorca en Nueva York. El contraste de esa gran ciudad con su Granada querida. Frío, grandes edificios, la Gran Depresión del 29 y la soledad, frente a la luz y tranquilidad de su tierra. Todo deja huella en el poeta, que casi con sangre plasma la incomprensión de una sociedad, mientras él busca la libertad para alejar las sombras. Un texto íntimo y crítico marcado por el amor y la ciudad, los dos grandes protagonistas.
 



8 comentarios:

  1. Me encanta este libro, el recorrido que hace, el desencanto, la frialdad matemática de los edificios, el reflejo de su percepción en los barrios de color... ¿He dicho que me encanta? Además es en el que sale la clorofila de las mujeres rubias. siempre me gustó esa expresión
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Uff, lo leí hace mil años y guardo buen recuerdo de él.

    Bs.

    ResponderEliminar
  3. Lo leí hace mucho, yo no puedo con la poesía, no consigo desentrañar nunca lo que quiere decir el poeta.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Admiro a todo aquel capaz de crear poesía y al que la lee porque soy una negada para este género. Me ha parecido un bonito homenaje. Besos

    ResponderEliminar
  5. No valgo para leer poesía, me cuesta entenderla y engancharme a ella. Ya me gustaría.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  6. La poesía en pequeñas dosis me deja buenas sensaciones.
    Este libro tiene el añadido de la edición, acabo de estrenarme con esta colección, "El nadador en el mar secreto", desde luego ineludible.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. De Lorca tengo pendientes bodas de sangre, leeré ese antes
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Buenaas! este no lo conocía pero por ahora lo dejo pasar <3

    ResponderEliminar

La palabra es el arma de los humanos para aproximarse unos a otros (Ana María Matute).