martes, 11 de enero de 2022

Reto todos los clásicos grandes y pequeños

 




Las Inquilinas de Netherfield organizan la III edición del reto Todos los clásicos grandes y pequeños.  Un reto que trata de leer obras clásicas sean más o menos conocidas, disfrutar con la lectura de libros publicados antes de 1980 y jugar a completar las casillas que nos proponen. Eso sí, para pasar de nivel hay que completar las cinco premisas que lo componen.

El primer año lo completé sin problemas y el pasado me quedé a medias porque al final leía sin prestar atención al avance de los retos. Voy a intentarlo otra vez, es muy divertido buscar libros que encajen con las particularidades de cada nivel. Y en esta entrada iré anotando las lecturas.



1- Clásico cuyo título tenga cuatro o más palabras.

Los que cambiaron y los que murieron. Bárbara Comyns.

2- Clásico a elegir entre 100 imprescindibles de Penguin.

Noches blancas. Fiódor Dostoievski


3- Clásico de misterio/suspense/policíaco.

La sangre de los King. Jim Thompson

4- Clásico cuyo autor falleciese antes de los 50.

Relato de un desconocido.

5- Clásico en cuyo título aparezca el nombre de un personaje.

El pont d'Alexandre


1- Clásico ambientado en el período de entreguerras.


2- Clásico cuyo título solo tenga una palabra.


3- Clásico de terror o gótico.


4- Clásico de 200 páginas o menos.


5- Clásico ambientado en Londres o París.



1- Clásico de aventuras.


2- Clásico cuya protagonista principal sea una mujer.


3- Clásico de 400 páginas o más.


4- Clásico con adaptación cinematográfica/serie/miniserie.


5- Clásico escrito originalmente en un idioma diferente al español, inglés o francés.



1- Clásico cuyo autor viviese en dos siglos diferentes.


2- Clásico publicado inicialmente con seudónimo.


3- Clásico epistolar.


4- Clásico de ciencia ficción/fantasía/distopía.


5- Clásico de un autor que leas por primera vez.



1- Clásico con nombre propio y especifico de un lugar en el título.


2- Clásico ambientado fuera de Europa.


3- Clásico protagonizado por una familia.


4- Clásico infantil o juvenil.


5- Clásico prohibido en algún momento de la historia.



1- Clásico escrito originalmente en español.


2- Clásico de no ficción/poesía/teatro.


3- Clásico público de manera póstuma.


4- Edición de cuentos o relatos clásicos.


5- Clásico de 550 páginas o más.

lunes, 10 de enero de 2022

Reto 25 españoles en 2022

 




El blog Libros que hay que leer organiza por onceava vez el Reto 25 españoles. Nos invita a leer libros escritos en español, sean tanto de autores españoles como hispanoamericanos.

Últimamente leo más a autores extranjeros, por ello quiero dedicar algo más de tiempo a nuestros autores y volver a completar el reto.


Mis lecturas 



1- Hierro fumando. Jesús Marchamalo.

2- Los nombres prestados. Alexis Ravelo

3- 

4-

5-

6-

7-

8-

9-

10-

11-

12-

13-

14-

15-

16-

17-

18-

19-

20-

21-

22-

23-

24-

25-





domingo, 9 de enero de 2022

Reto 100 libros en 2022

 Me propongo retos lectores cada año y casi nunca los cumplo. Este de leer 100 libros lo he completado varias veces, aunque lo importante es que sirve para anotar las lecturas.


Si queréis participar pasad por el blog Libros que hay que leer


Lecturas 2022

1- El contrabajo. Patrick Süskind.

2- Noches blancas. Fiódor Dostoievski. 

3- Hierro fumando. Jesús Marchamalo.

4- Karmen. Guillem March.

5- El pont d'Alexander. willa Cather.

6- Un caballero en Moscú. Amor Towles.

7- Memorias de una novelista. Virginia Woolf 

8- La sangre de los King. Jim Thompson.

9- La canción de los vivos y los muertos. Jesmyn Ward.

10- Plenilunio. Antonio Muñoz Molina.

11- La señora March. Virginia Feito.

12- Los que cambiaron y los que murieron. Barbara Comyns.

13- Muerte en Estambul. Petros Márkaris.

14- La buena suerte. Rosa Montero.

15- Las Marismas. Arnaldur Indridason.


miércoles, 5 de enero de 2022

Hielo. Anna Kavan


HIELO

ANNA KAVAN 

TRADUCCIÓN: AINIZE SALABERRY

TROTALIBROS EDITORIAL

216 PÁGINAS



SINOPSIS

Una nueva era glaciar se extiende por el mundo congelándolo todo a su paso y provocando guerras y migraciones masivas donde aún no ha sumido la vida en su silencio helado. Avanzando a contracorriente de la muchedumbre que huye desesperadamente de la muerte, un hombre busca a la mujer que ama, una joven pálida de cabello plateado, para ponerla a salvo. Pero ella, delicada, asustadiza y desconfiada, siempre se escabulle de él, convirtiendo la búsqueda en persecución.
Publicada en 1967, Hielo, la misteriosa e inclasificable obra maestra de Anna Kavan, crea un mundo apocalíptico, oscuro, angustioso y alegórico. Más allá de todas las interpretaciones psicológicas, medioambientales y feministas que se le han atribuido, esta novela es un viaje al mundo devastado y al asedio constante de la depresión y la adición a la heroína que la misma autora sufría cuando la escribió.


Las enfermedades mentales son uno de los problemas invisibles más preocupantes y no les damos la importancia que merecen. Si a ello le unimos el problema de las drogas el cerebro se hiela y congela la motriz cerebral de la víctima. Le roba su personalidad para regalarle otra vida a veces feliz y otras angustiosa. Feliz porque esa adicción le da una sensación fictícia que la mantiene viva mientras le quema por dentro. Y estamos ante un círculo vicioso de difícil salida sin ayuda de los profesionales. Cuesta pedir ayuda y cuesta ofrecerla sin que uno se ofenda, porque la negociación es un factor a desbloquear. 

Cierro las páginas de este libro con incertesa, tristeza y frío por tanto hielo que entorpece la odisea del protagonista. Y al poco leo la notícia del suicidio de Verónica Forqué y cobran tanta fuerza las palabras de Anna Kavan que da mucho miedo. La depresión es tan silenciosa como terrible y todos podemos caer en sus manos cuando menos lo esperamos.

No soy lectora de novela distópica y eso quizás dificulte hablar sobre Hielo. No es una obra de fácil acceso, tal vez se necesiten varias relecturas para captar la auténtica esencia de la historia. O quizás es mejor no pensar en ello y quedarnos con la imagen fría, enferma y paranoica que ofrece el narrador. 

Desconocemos el nombre de los protagonistas. Son unos sin nombre, tal vez porque en la mente de Anna Kavan la trama y los sucesos pueden ocurrir a cualquier. O tal vez para intentar camuflarse a ella misma en esa marea blanca. El narrador, enamorado de una chica delgada y de tez pálida, no duda en ir contracorriente y jugarse la vida en un mundo cubierto de nieve por estar a su lado. Ella vive bajo el dominio de un custodio quien vela por su felicidad.

Hielo es una carrera a contrarreloj y muy obsesiva. Cada vez que, el narrador, tiene a la muchacha cerca algo se tuerce y se le escapa nuevamente. La chica, casi albina, es como un ángel camuflado en la nieve. 

Conociendo los antecedentes de la autora y su adicción a las drogas es obvio que la nieve es el mundo alucinante que ofrecen las sustancias estupefacientes. Un mundo que te adentra en un laberinto sin salida, en el que das vueltas sin parar. Un amor platónico tan dañino como necesario.

Trotalibros está consiguiendo guiar a los lectores, con su faro, a mundos diversos y para todos los gustos. Es de agradecer que recupere obras que quedaron sepultadas bajo millones de novedades literarias y que les regale una nueva vida. Cuida cada detalle al máximo, empezando por el traductor al que menciona en portada y del cual aporta su biografía. Parecen tonterías, pero el traductor es casi tan importante como el escritor y de él depende el saber transmitir la esencia de la obra original. Y al finalizar la lectura conocemos la motivación del editor, Jan, de como llega a la obra y porqué decide publicarla. 

Hielo quizás sea la novela publicada por Trotalibros que menos encaja en mis gustos literarios. Me gusta explorar nuevos mundos y a veces no hay más que dejarse llevar por los pálpitos y leer a cada momento lo que nos apetece. Hace unos meses leí La guardia y ahora Hielo. Una novela tan surrealista que engancha como las drogas y al mínimo despiste te quedas pegado y cuánto más intentas escapar más herido sales. 

En definitiva, Hielo, es una novela perturbadora que mezcla la ciencia ficción con las enfermedades mentales y el cambio climático. Lo que provoca un cóctel explosivo de alto voltaje.