lunes, 28 de junio de 2021

La cara oculta. Mari Jungstedt

LA CARA OCULTA

MARI JUNGSTEDT 

TRADUCCIÓN: JOSÉ LUIS MARTÍNEZ REDONDO Y ALICIA PUERTA QUINTA

MAEVA EDITORIAL

400 PÁGINAS


SINOPSIS

El cuerpo sin vida de Henrik Dahlman, un artista casado y padre de familia, aparece desnudo y atado a la cama en su casa de verano de Ljugarn. Las pistas apuntan a que el culpable quiere confundir a la policía sobre su identidad. Cuando otro hombre casado aparece brutalmente asesinado, Anders Knutas y Karin Jacobsson son conscientes de que se enfrentan a un homicida con un plan preconcebido que, además, cambia continuamente de aspecto. Al revuelo que causa la investigación, se suman las dudas de Knutas cuando su exmujer intenta convencerlo para que retomen su relación.

Si eres un fiel lector de Mari Jungstedt, serás el primero en destapar la infidelidad y el engaño detrás de La cara oculta. 


Las infidelidades marcan el guión de La cara oculta de Mari Jungstedt. Y una vez leída la novela, esta palabra cobra fuerza más allá de la muerte de dos hombres y la investigación policial. La falta de constancia y afecto no solo recae en las relaciones amorosas. Por tanto asumo mi responsabilidad al desobedecer a la autora y su orden cronológico de la serie de Knutas ambientada en la Isla de Gotland. Y por otra parte hay una falta de respeto de la editorial hacia los lectores por vender ebooks sin revisar y con múltiples erratas y faltas.

Los libros de Mari Jungstedt no son desconocidos para mi. Hace unos años tuve ocasión de entrevistar a la autora por la publicación de Un inquietante amanecer y leí los primeros de la serie. Si no he calculado mal, seis son los que he leído, es por ello que los personajes principales son viejos conocidos. En pocos meses puede cambiarnos la vida, por tanto, al saltar del sexto al decimotercero hay mucha información, sobretodo evolución personal que desconozco. Sé que no es aconsejable dar estos saltos, pero buscando una novela sobre infidelidades encontré a esta. Y era una manera, un tanto brusca, de volver a visitar Gotland.

En esta entrega Henrik Dahlman es un escultor que decide mudarse, por un tiempo, a la casa de veraneo en Ljugan. Deja a su mujer e hija para estar solo y buscar la motivación para terminar el encargo, para mediados de agosto, de una escultura para el Festival de Novela Negra de Gotland que colocaran en la entrada de la biblioteca. Esto es solo una verdad a medias, porque va a quedar con quien conoció semanas atrás y es la oportunidad de evitar miradas ajenas. Lo que no espera es que el encuentro lo sorprenda también a él y desemboque en un posible crimen con prácticas sexuales sofisticadas.

El cuerpo de Dahlman, aparece en la cama, desnudo y con una soga al cuello que cuelga del techo. Una escena macabra que impacta a los habitantes del pueblo tranquilo y que mantendrá entretenidos a Anders Knutas y Karin Jacobsson, responsables de la investigación. Porque no será la única víctima en condiciones similares y sin parentesco conocido.

En esta entrega con idas al pasado y presente conocemos desde demasiado pronto quién es el asesino. Es más, casi da lo mismo, porque es una excusa para que la autora aborde el tema de las infidelidades y dar juego con Knutas. Divorciado desde hace años mantiene una relación con la inspectora Jacobsson, pero aparece nuevamente Line para alterar y hacer temblar los sentimientos.

La parte del pasado es narrada en primera persona por el asesino. Quién a través de sus palabras conocemos los motivos por los que actúa. Es por ello que el lector conoce más que los policías. Nosotros tenemos claro el perfil y los investigadores dudan sobre el sexo del asesino. En cambio, el presente está narrado en tercera persona. 

La importancia de esta serie ubicada en la isla de Gotland es junto al paisaje y las costumbres del lugar la evolución de los protagonistas. Aunque para mi gusto, la autora, da demasiado énfasis al conflicto personal y lo resta a la resolución de los asesinatos. Y la ambientación en esas ciudades tranquilas la completa con la tradición de la celebración del Midsommar, solsticio de verano, que este año fue hace unos días en Suecia.

Es verdad que hace años que leí las entregas anteriores y posiblemente no lo recuerde bien, pero esta novela me parece demasiado previsible, con poco interés en la trama y muy floja para ser una decimotercera parte. 

La cara oculta es una novela nórdica, del montón, que trata sobre infidelidades, traumas infantiles y doble personalidad. Se lee bien pero una vez cerrado el libro queda todo olvidado.



Esta reseña participa en La Yincana Criminal.
Apartado islas enigmáticas: es un caso de tráfico de drogas o infidelidades.



5 comentarios:

  1. Comencé con la serie y la dejé, no me llenaba, con un salto así y con lo mucho que les ocurría a los protagonistas no me extraña que te hayas perdido. Lo que sí sé es que yo no me perderé nada. No creo que lo lea.
    Besos


    ResponderEliminar
  2. Yo era seguidora de la serie hace tiempo, y estos libros sí los estaba leyendo en orden, porque iban comprándose en la biblioteca que frecuento, pero me faltan los últimos cinco títulos por leer. Recuerdo que resultaban fáciles de leer y resultaban libros entretenidos. Si un día retomo la serie, lo haré por donde me quedé. De todas formas, gracias por traer tu opinión.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Yo leí el primero hace tiempo, que me resultó entretenido sin más y no me animé a seguir. Y por lo que cuentas, ahí lo dejo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  4. Hola, leí varias novelas de la serie en su momento, casi conforme iban saliendo, luego me cansé. Lo que más me llama de esta novela es que me sirve para rellenar una casilla para la que casi no tengo opciones. Tomo nota por si al final me animo. Besos.

    ResponderEliminar
  5. Es una serie que sigo aunque es verdad que las últimas entregas me parecen un poco más flojas. Quizás es que ya se nos está haciendo larga... Pero bueno, cumplen perfectamente la función de entretener y muchas veces es lo único que busco
    Besos

    ResponderEliminar

La palabra es el arma de los humanos para aproximarse unos a otros (Ana María Matute).